Problemas de sueño y desarrollo cerebral alterado en bebés con autismo

Autismo Diario 8 mayo, 2020 AutismoInvestigaciónNoticias1 1200

problemas de sueño en el autismo

504ShareTweet(AD)https://googleads.g.doubleclick.net/pagead/ads?client=ca-pub-9713016339130522&output=html&h=280&slotname=8344573193&adk=2889780608&adf=2533397811&w=750&fwrn=4&fwrnh=100&lmt=1589317285&rafmt=1&psa=1&guci=2.2.0.0.2.2.0.0&format=750×280&url=https%3A%2F%2Fautismodiario.com%2F2020%2F05%2F09%2Fproblemas-de-sueno-y-desarrollo-cerebral-alterado-en-bebes-con-autismo%2F&flash=0&fwr=0&rpe=1&resp_fmts=3&wgl=1&adsid=ChAI8JLp9QUQpr_49_bF59pqEi8AYSmyJdqpwx0ENE2bN1n8j6a-aJgOmBqMZ3mMjcljiOtadm1CfqbSaMAbtTGv5w&dt=1589330863353&bpp=108&bdt=1717&idt=1402&shv=r20200506&cbv=r20190131&ptt=9&saldr=aa&abxe=1&cookie=ID%3Dd4c712ad91f913c0%3AT%3D1586317273%3AS%3DALNI_MbFN8Mq2bAfWVhp1O7aQdcmn3wNgA&crv=1&prev_fmts=0x0&nras=1&correlator=737467243736&frm=20&pv=1&ga_vid=1974953042.1586317272&ga_sid=1589330864&ga_hid=1059345566&ga_fc=1&iag=0&icsg=70368777732096&dssz=85&mdo=0&mso=512&u_tz=-300&u_his=1&u_java=0&u_h=768&u_w=1366&u_ah=728&u_aw=1366&u_cd=24&u_nplug=3&u_nmime=4&adx=105&ady=1334&biw=1349&bih=608&scr_x=0&scr_y=0&eid=21065925%2C21066085%2C410075105&oid=3&pvsid=3910603777820956&pem=975&rx=0&eae=0&fc=1920&brdim=0%2C0%2C0%2C0%2C1366%2C0%2C1366%2C728%2C1366%2C608&vis=1&rsz=%7Co%7CeEbr%7C&abl=NS&pfx=0&fu=8336&bc=31&jar=2020-05-13-00&ifi=1&uci=a!1&btvi=1&fsb=1&xpc=TpVu22k53H&p=https%3A//autismodiario.com&dtd=16894

Una nueva investigación encuentra que los problemas de sueño en los primeros 12 meses de un bebé pueden no solo preceder a un diagnóstico de autismo, sino que también pueden estar asociados con una trayectoria de crecimiento alterada en una parte clave del cerebro, el hipocampo.

Los bebés pasan la mayor parte de su primer año de vida dormidos. Esas horas son el mejor momento para el desarrollo del cerebro, cuando se forman conexiones neuronales y se codifican los recuerdos sensoriales.

Pero cuando se interrumpe el sueño, como ocurre con mayor frecuencia entre los niños con autismo, el desarrollo cerebral también puede verse afectado. Una nueva investigación dirigida por la Universidad de Washington encuentra que los problemas de sueño en los primeros 12 meses de un bebé pueden no solo preceder a un diagnóstico de autismo, sino que también pueden estar asociados con una trayectoria de crecimiento alterada en una parte clave del cerebro, el hipocampo.

En un estudio publicado el 7 de mayo en el American Journal of Psychiatry, los investigadores informan que, en una muestra de más de 400 bebés de 6 a 12 meses, aquellos que luego fueron diagnosticados con autismo tenían más probabilidades de tener dificultades para conciliar el sueño. Esta dificultad para dormir se asoció con trayectorias de crecimiento alteradas en el hipocampo.

IMPACTO EN EL HIPOCAMPO

El hipocampo es crítico para el aprendizaje y la memoria, y los cambios en el tamaño del hipocampose han asociado con la falta de sueño en adultos y niños mayores.

Sin embargo, este es el primer estudio que conocemos para encontrar una asociación en bebés de hasta 6 meses de edad, dijo la autora principal Kate MacDuffie, investigadora postdoctoral en el Centro de Autismo de la Universidad de Washington (UW).(AD)

Hasta el 80% de los niños en el espectro del autismo tienen problemas de sueño, dijo Annette Estes, directora del Centro de Autismo UW y autora principal del estudio. Pero gran parte de la investigación existente, sobre bebés con hermanos que tienen autismo, así como las intervenciones diseñadas para mejorar los resultados para niños con autismo, se centran en el comportamiento y la cognición. Con el sueño una necesidad tan crítica para los niños, y sus padres, los investigadores involucrados en la Red de Estudio de Imágenes de Cerebro Infantil multicéntrico, o Red IBIS, creían que había más para ser examinado.

En nuestra experiencia clínica, los padres tienen muchas preocupaciones sobre el sueño de sus hijos, y en nuestro trabajo sobre la intervención temprana del autismo, observamos que los problemas de sueño estaban frenando a los niños y las familias“, dijo Estes, quien también es profesora del habla de la Universidad de Washington y ciencias de la audición.

Los investigadores lanzaron el estudio, dijo Estes, porque tenían preguntas sobre cómo se relacionaban el sueño y el autismo. ¿Los problemas del sueño exacerban los síntomas del autismo? ¿O es al revés, que los síntomas del autismo conducen a problemas de sueño? ¿O es algo completamente diferente?

Podría ser que la alteración del sueño sea parte integral del autismo para algunos niños. Una pista esque las intervenciones conductuales para mejorar el sueño no funcionan para todos los niños con autismo, incluso cuando sus padres están haciendo todo bien. Esto sugiere que puede haber un componente biológico en los problemas de sueño para algunos niños con autismo“, dijo Estes.

ANALIZANDO LOS PROBLEMAS DE SUEÑO

Para considerar los vínculos entre el sueño, el desarrollo cerebral y el autismo, los investigadores de la Red IBIS analizaron las imágenes por resonancia magnética de 432 bebés, encuestaron a los padres sobre los patrones de sueño y midieron el funcionamiento cognitivo utilizando una evaluación estandarizada. Investigadores de cuatro instituciones: la UW, la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, la Universidad de Washington en St. Louis y el Hospital de Niños de Filadelfia, evaluaron a los niños a los 6, 12 y 24 meses de edad y encuestaron a los padres sobre el sueño de sus hijos, todo como parte de un cuestionario más extenso que cubre el comportamiento infantil. Las preguntas específicas sobre el sueño abordaron cuánto tiempo le tomó al niño quedarse dormido o volverse a dormir si se despierta en medio de la noche, por ejemplo.about:blank

Al comienzo del estudio, los bebés se clasificaron según su riesgo de desarrollar autismo: los que tenían un mayor riesgo de desarrollar autismo, aproximadamente dos tercios de la muestra del estudio tenían un hermano mayor que ya había sido diagnosticado. Los hermanos bebés de niños con autismo tienen una probabilidad del 20 por ciento de tener autismo, un riesgo mucho mayor que los niños en la población general.

Un estudio de 2017 de la Red IBIS descubrió que los bebés que tenían un hermano mayor con autismo y que también mostraban una superficie cortical expandida a los 6 y 12 meses de edad tenían más probabilidades de ser diagnosticados con autismo en comparación con los bebés sin esos indicadores.

En el estudio actual, 127 de los 432 bebés fueron identificados como de “bajo riesgo” en el momento en que se tomaron las imágenes de resonancia magnética porque no tenían antecedentes familiares de autismo. Posteriormente evaluaron a todos los participantes a los 24 meses de edad para determinar si habían desarrollado autismo. De los aproximadamente 300 niños considerados originalmente como “alto riesgo familiar”, 71 fueron diagnosticados con autismo a esa edad.

Esos resultados permitieron a los investigadores volver a examinar los escáneres cerebrales longitudinales recopilados previamente y los datos de comportamiento e identificar algunos patrones. Los problemas con el sueño fueron más comunes entre los bebés que luego fueron diagnosticados con autismo, al igual que los hipocampos más grandes. No se vieron afectadas otras estructuras cerebrales subcorticales, incluida la amígdala, que es responsable de ciertas emociones y aspectos de la memoria, o el tálamo, un transmisor de señal desde la médula espinal hasta la corteza cerebral.

El estudio del sueño dirigido por la UW es el primero en mostrar vínculos entre el crecimiento del hipocampo y los problemas de sueño en bebés que luego son diagnosticados con autismo.

Otros estudios han encontrado que el “sobrecrecimiento” en diferentes estructuras cerebrales entre los bebés que desarrollan esas estructuras más grandes se ha asociado, en diferentes etapas de desarrollo, con aspectos sociales, del lenguaje y del comportamiento del autismo.

Si bien el estudio del sueño de la UW encontró un patrón de mayor volumen del hipocampo y problemas de sueño más frecuentes, entre los bebés que fueron diagnosticados con autismo, lo que aún no se sabe es si existe una relación causal. Estudiar una gama más amplia de patrones de sueño en esta población o en el hipocampo en particular puede ayudar a determinar por qué las dificultades para dormir son tan frecuentes y cómo afectan el desarrollo temprano en niños con trastorno del espectro autista.

Nuestros hallazgos son solo el comienzo: ponen de relieve un cierto período de desarrollo y una estructura cerebral particular, pero dejan muchas preguntas abiertas para explorar en futuras investigaciones“, dijo MacDuffie.

Un enfoque en la evaluación y el diagnóstico tempranos llevó al UW Autism Center a establecer una clínica infantil en 2017. La clínica proporciona evaluaciones para bebés y niños pequeños, junto con psicólogos y analistas de comportamiento para crear un plan de tratamiento con actividades en la clínica y en el hogar, tal como sucedería con niños mayores.

El UW Autism Center ha evaluado los problemas del sueño como parte de los estudios de investigación a largo plazo y en el entorno clínico, como parte de la intervención conductual.

Si los niños no duermen, los padres no duermen, y eso significa que los problemas de sueño son un foco importante para la investigación y el tratamiento“, dijo MacDuffie.

Los autores señalan que, si bien los padres informaron más dificultades para dormir entre los bebés que desarrollaron autismo en comparación con los que no, las diferencias fueron muy sutiles y solo se observaron al observar los promedios grupales en cientos de bebés. Los patrones de sueño en los primeros años de vida cambian rápidamente a medida que los bebés pasan de dormir todo el día a un ciclo de sueño/vigilia más adulto. Hasta que se complete más investigación, dijo Estes, no es posible interpretar los desafíos con el sueño como un signo temprano de un mayor riesgo de autismo.

BIBLIOGRAFÍA:

Katherine E. MacDuffie, Mark D. Shen, Stephen R. Dager, Martin A. Styner, Sun Hyung Kim, Sarah Paterson, Juhi Pandey, Tanya St. John, Jed T. Elison, Jason J. Wolff, Meghan R. Swanson, Kelly N. Botteron, Lonnie Zwaigenbaum, Joseph Piven, Annette M. Estes. Sleep Onset Problems and Subcortical Development in Infants Later Diagnosed With Autism Spectrum DisorderAmerican Journal of Psychiatry, 2020; appi.ajp.2019.1 DOI: 10.1176/appi.ajp.2019.19060666

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s